jueves, junio 15, 2006

El por qué del NO AL PLOMO

Esta nota será presentada al Concejo Deliberante de la Municipalidad de Pocito para que nuestros representantes legislen sobre el cuidado del nuestro medio ambiente. Eso "significa legislar" dijo Pi, hacernos cargo de nuestro pasado, vivir responsablemente nuestro presente y cuidar a las generaciones próximas; sólo la historia no juzgará; por ello insto desde mi lugar a que: CON FUERZA DE ORDENANZA LAS INDUSTRIAS CONTAMINANTES NO DEBEN INSTALARSE Y FUNCIONAR EN NUESTRO DEPARTAMENTO FRUTIHORTICOLA POR EXCELENCIA, culminó el legislador provincial.


CIUDAD DE POCITO, 14 de Junio de 2.006

Señor Presidente del Concejo Deliberante
Municipalidad de Pocito
Prof. FABIAN ABALLAY
S_______________//_______________D

De mi mayor consideración:

En mi carácter de Diputado Provincial en representación del departamento Pocito, tengo el agrado de dirigirme a Usted, y por su intermedio a los demás miembros de ese Cuerpo Deliberativo, con el objeto de solicitarle tenga a bien proceder a la formulación y posterior sanción de la Ordenanza pertinente mediante la cual se PROHIBA, en todo el ámbito departamental, la radicación, instalación o funcionamiento de establecimientos dedicados a la fundición de plomo, como también aquellos que tengan por objeto el reciclado de baterías cuyo proceso implique el fundido de plomo y/o recuperación de plásticos, incluida además a cualquier otra actividad de similares características y efectos.

El plomo es un metal pesado, blando y maleable, de un color gris azulado. Generalmente se encuentra en la naturaleza en forma de mineral. Una vez que el plomo es extraído, procesado e introducido en nuestro medio ambiente, puede convertirse en un problema potencial permanente. Casi todo el plomo al que estamos expuestos proviene de las actividades de las personas. Es un elemento químico particularmente peligroso, y se puede acumular en organismos individuales, pero también entrar en las cadenas alimenticias.
El plomo que es arrastrado por el aire o el agua, contamina el suelo, luego las raíces, tallos y hojas de las plantas, que podrán ser hortalizas, inician dentro el “proceso de la vida”, incorporan al plomo en su estructura celular con el consiguiente peligro para las personas que las consumen e inclusive envenenan a las aves que toman su alimento de las hojas de las plantas y del suelo agrícola del entorno.
Un alto contenido de plomo en el suelo puede promover el desarrollo de comunidad microbiológica como hongos y bacterias, alterándose los parámetros del suelo para su adecuado y sano uso para utilización de las especies vegetales.
El plomo es un metal cuya presencia en el organismo humano es consecuencia de una contaminación cuyo origen se debe siempre a las actividades del hombre con efectos nocivos para la salud. Independientemente de la vía de ingreso del plomo al organismo, circula por la sangre depositándose inicialmente en tejidos blandos, en los huesos (94%) y en otros tejidos (6%), incluido el cerebro, así como también en los glóbulos rojos. La exposición humana al plomo por períodos prolongados, iguales o mayores a un año, tiene incidencia en la salud de las personas, pudiendo producir efectos crónicos. Existe evidencia de que la cantidad de plomo en el organismo se relaciona con los niveles de concentración de plomo en el ambiente y, también, de que los efectos en salud se relacionan con la carga corporal de plomo y que la manera más utilizada para medir ésta es determinando el nivel de plomo presente en la sangre.
Los efectos tóxicos del plomo se manifiestan principalmente en el sistema nervioso central, pero prácticamente todos los sistemas pueden ser dañados si se exponen a altas dosis. Los lactantes son particularmente susceptibles a la toxicidad plúmbica, debido a su sistema nervioso en desarrollo, menor masa corporal, mayor capacidad de absorción intestinal, menor tasa de eliminación, proximidad al suelo y tendencia a poner objetos y tierra en la boca. Recientes estudios internacionales han revelado diversos efectos del plomo en niños pequeños: efectos neurológicos (hiperactividad, trastornos de la atención) psicológicos (trastornos conductuales), hematológicos (anemia), metabólicos y cardiovasculares. Durante el período de gestación, el plomo se acumula en los tejidos fetales, lo que podría producir, en una exposición intrauterina temprana, un retardo del crecimiento intrauterino, bajo peso del niño al nacer y una interferencia en el desarrollo físico y mental del niño durante el primer año de vida.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido que los niveles mínimos de plomo en la sangre, a los cuales se observa un efecto sobre la salud de las personas son 15-20 mg/dl en adultos y 10 µg/dl en niños, y que sobre esta base la OMS recomienda, en su última revisión, un nivel de concentración de plomo en el aire de 0.5 µg/m3 anual (1994).
Los efectos en la salud del plomo inhalado dependen, entre otros, del tamaño de las partículas. Una alta proporción de las partículas pequeñas inhaladas (menor a 2.5 micrones) se deposita en la parte más profunda del sistema respiratorio, alvéolos, desde donde el plomo difunde casi en un 100% al torrente sanguíneo. Las partículas en un rango de tamaño de 2.5 a 10 micrones (µ) se depositan preferentemente en la región traqueo bronquial y nasofaríngea, desde donde se elevan y se tragan y que la absorción del plomo por el tracto gastrointestinal es menos eficiente en los adultos (8 a 10%), pero puede llegar hasta un 50% en los niños. Partículas mayores a 10 µ penetran por la nariz y no representan un peligro de exposición apreciable a menos que estén presentes en altas concentraciones, debido a su menor capacidad de difusión por las membranas (epiteliales) que recubren dicha parte del tracto respiratorio y que este tipo de partículas, parte importante del polvo superficial, pueden, sin embargo, ser tragadas, en especial por niños pequeños. En áreas urbanas, la mayoría de las partículas de plomo tienen un tamaño que varía entre 0.25 a 1.4 µ, pero en áreas cercanas a determinados tipos específicos de fuentes, tales como acopios de minerales que contienen plomo, podrían presentarse partículas de plomo con un tamaño incluso superior a 10 µ.
Todos sabemos que nuestro departamento de Pocito es uno de los de mayor productividad fruti hortícola de la provincia. Acá se cultivan productos agrícolas de todo tipo, famosos por su excelente calidad y sanidad, tanto para el mercado interno como para la exportación, la mayoría de ellos certificados por organismos específicos nacionales o internacionales.
Por otro lado, la mayoría de las industrias radicadas en Pocito, elaboran productos derivados del agro, sirviendo de complemento ideal para el desarrollo económico de nuestro departamento, ya que le agregan valor a la producción y a su vez incorporan la tan necesaria mano de obra. Contrariamente a ello industrias u otras actividades contaminantes radicadas en una determinada zona, no solo afectan a la salud de las personas y animales, a la calidad y sanidad de los cultivos, impidiendo su certificación y comercialización, sino que también producen una depreciación del valor absoluto de las propiedades colindantes.
Como es de público conocimiento, en el costado Este de la calle Mendoza entre Once y Doce de nuestro departamento, se estaba construyendo una industria que se iba a dedicar a la fundición de plomo. Nada más inapropiado y contaminante, no solo para las propiedades y viviendas que están situadas alrededor de allí sino también para toda la Ciudad de Pocito, Rinconada y alrededores. Afortunadamente y gracias a la acción rápida y conjunta con una veintena de productores y la Autoridad Ambiental de la Provincia, logramos la clausura de dicha industria a través de la Resolución Nº 173-SSM-06.

Yo considero que los efectos devastadores de las “industrias contaminantes” requieren la intervención de la Autoridad Municipal para impedir la contaminación, sobre todo de los establecimientos dedicados al fundido de plomo y similares. El poder de policía municipal tiene respaldo en el Artículo 41º de la Constitución Nacional y es el municipio, en el ejercicio de ese poder de policía quien debe ejercer una acción preventiva y permanente en materia de ecología.

Por todos estos conceptos, y además por que existen sobrados antecedentes tanto a nivel nacional como en el orden internacional de los efectos nocivos y devastadores del plomo en la salud humana, animal y en el medio ambiente; y también preocupado por la posibilidad que la citada obra u otras de similares características se pongan en marcha en nuestro departamento, es que le solicito Señor Presidente ponga a consideración del Cuerpo Deliberativo la presente petición, lo cual garantizará que nuestro departamento de Pocito continúe siendo productor frutihortícola por excelencia.

Sin otro particular, saludo al Señor Presidente con mi mayor estima.-



Dr Jorge Pi
Diputado Provincial



PD. Acompañan con sus firmas ciudadanos que avalan esta presentación.-